Dile NO a cualquier dios

En los inicios existió el Homo sapiens. Una especie de homnínido, curioso y hábil. En su curiosidad encontró que existían cosas que no podía explicar… o si? Por qué no puede ser la lluvia un ente vivo? Acaso ellos no hacían “llover” si tiraban agua desde un barranco? Acaso no creaban fuego?

Tal vez todo eso venía de algo. O de alguien.

Miles de años después siguen pensando que una divinidad los cuida.

Mientras tanto siguen con sus piernas cortadas, andando en una silla de ruedas.

 

NOTA: Los signos de interrogación están puestos en la forma inglesa. Llámenlo falta de ortografía. Llámenlo vagancia. Get over it!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s